ARMAS ANTIGUAS

Para los primeros niveles no se necesitan conocimientos previos en disciplinas marciales, pero para los últimos niveles, además de tener asimilados los conocimientos de los primeros, se necesitan conocimientos avanzados en alguna de las ramas marciales de la Escuela.

Dichos cursos incluyen armas de un cuerpo (palo corto, medio o largo, lanza, alabarda), de dos cuerpos (palo articulado), múltiples cuerpos (punzón con cadena) a dos manos (sai, sables dobles, bastones dobles), entre otros.

Esta práctica se realiza solamente con la guía de Maestros capacitados en este tipo de enseñanzas y en forma progresiva, en ambientes adecuados y con las medidas de seguridad necesarias, además de la ejercitación correspondiente para el pleno uso del arma en cuestión.

Esta práctica se realiza solamente con la guía de Maestros capacitados en este tipo de enseñanzas y en forma progresiva, en ambientes adecuados y con las medidas de seguridad necesarias, además de la ejercitación correspondiente para el pleno uso del arma en cuestión.

(Es pertinente la aclaración que la institución no recomienda la defensa personal contra personas armadas o desarmadas al sufrir un acto de inseguridad, siempre es preferible ceder lo material en resguardo de la vida por mínimos que sean considerados los riesgos, los conocimientos adquiridos deben utilizarse agotados otros caminos, al sentir que estamos ante un acto de violencia que ya pone en riesgo nuestra vida o la de nuestros seres queridos). Inclusive la experiencia práctica nos permite asegurar que el aprendizaje del manejo de armas antiguas, nos permite actuar con menor nerviosismo al sufrir la amenaza de un oponente armado, permitiéndonos, al estar más tranquilos, evitar arrebatos que pueden ponernos en riesgo.

Entre las principales ventajas que podemos destacar de la práctica con Armas Antiguas, se encuentran el desarrollo de disciplina, concentración y coordinación. El desarrollo físico corporal que se logra con el entrenamiento de armas, también es un punto a destacar, dado que al entrenar los movimientos marciales con el suplemente del peso de las diferentes armas, algunas de considerable porte, nos permiten un desarrollo muscular y aumento de la masa importante. Estudios modernos demuestran que el trabajo y entrenamiento en armas tradicionales incrementa la concentración y ayuda a mitigar los trastornos del síndrome de atención.

La Escuela invita a participar a interesados de los cursos de capacitación que brinda la institución, ya sea con sus Orientadores de origen o con Orientadores designados para los mismos.