FORMACIÓN MARCIAL

La Formación Marcial PaKua trabaja integralmente con el individuo, buscando desarrollar simultáneamente los aspectos físicos, mentales y emocionales mediante diferentes ejercicios; buscando desarrollar con la practica alumnos fuertes físicamente, seguros de sí mismos, y con alto grado de autoestima; en un clima de compañerismo y amistad.

A nivel físico, la Escuela trabaja el fortalecimiento y la flexibilidad corporal, a través de técnicas graduales y fáciles de ejecutar, con un alto grado de efectividad comprobada a lo largo de más de 20 años de enseñanza y desarrollo; permitiendonos esta experiencia en el campo pedagógico, adaptarnos a distintos físicos, fisionomías, edades y sexos.

A nivel psíquico, se realizan tareas de respiración y concentración para generar confianza y actitud; cualidades fundamentales en la práctica de la defensa personal.

Es importante para nosotros resaltar que puede ser practicado por personas de cualquier sexo y edad, sin necesidad de conocimiento ni entrenamiento previo.

Para los niños existen programas especiales para que, a través de juegos y con la correspondiente dirección de los Orientadores designados y supervisados por la Escuela, desarrollen actitudes de confianza, respeto y honestidad.

Para los adolescentes y adultos desarrollamos programas modernos y efectivos de aprendizaje de técnicas de defensa personal, que abarcan distintas situaciones de riesgo de todo tipo; permitiéndoles asimilar las mismas y su resolución en forma segura, en un clima de compañerismo y cordialidad en la práctica.

Así también, la práctica permite la asimilación técnica en forma paulatina; prestando atención para evitar el contacto pleno no deseado y posibles lesiones o accidentes.

Debido a la existencia de distintos tipos de combate, para abarcar las situaciones de defensa personal existen, así mismo, distintas técnicas propias a cada uno.

A nivel inicial se pueden separar en dos grupos principales: aquellas de Lucha a un Paso y las de Defensa Personal.

Lucha a un Paso: Recibe este nombre, justamente, porque las técnicas que se estudian están destinadas a situaciones de combate que se generan a aproximadamente un paso de distancia. Son aquellas en las que existe una agresión activa, como ser un golpe con el pie o el puño. Las técnicas consisten en evitar los ataques, esquivando y aplicando una defensa justa para quedar en posición dominante en la lucha; aplicando contragolpes para neutralizar e inmovilizar, dado el caso, al oponente.

Defensa Personal: Es el análisis de técnicas destinadas a escapar de una agresión de tipo pasiva; como pueden ser agarres, retenciones o ahorques, estudiando como zafar y quedar en una posición ventajosa; ya sea para dominar y retener, o para asestar un golpe. En la práctica en los Recintos, debido a la efectividad de las técnicas y a la sensibilidad de las zonas de impacto, los movimientos se trabajan sin contacto pleno en los niveles iniciales; es decir, que los golpes tienen como objetivo marcar sin impactar al compañero de práctica; ejercitando también así la precisión del mismo para luego, en niveles más avanzados, alcanzar practicas más dinámicas y con mayor cercanía a la situación real.

Todos nuestros Recintos de Práctica se caracterizan por un excelente grupo humano, siempre dispuesto a ayudarlo a mejorar. Los Maestros e Instructores de la Escuela están capacitados especialmente para incurrir en las necesidades del alumno, generando así un crecimiento más rápido y efectivo.