TAI CHÍ

El Tai Chi es una práctica milenaria que se basa en el estudio del movimiento en todas sus variantes de formas, ritmos y velocidades; con el fin de aprender el manejo de la energía vital (Chi) en la integración del cuerpo, mente y espíritu

En el Tai Chí juega un papel fundamental el trabajo con la respiración y su armonía con el movimiento del cuerpo y sus pensamientos. Al traducir Tai Chi podemos darle el significado de “Movimiento Supremo”; que es el estudio del movimiento en función del Ying – Yang y sus mutaciones que dan origen a los cambios.

El Tai Chi es una disciplina terapéutica, que busca aumentar la calidad de vida del practicante. Actualmente es una de las disciplinas más recomendadas por los profesionales de la salud, debido a tu alto índice de efectividad, su práctica sin contraindicaciones y el bajo impacto de los ejercicios, haciendo sus técnicas las preferidas por practicantes de edad avanzada o con problemas de salud.

Asimismo uno de los mundialmente más difundidos estilos del Tai Chi es el Tai Chi Chuan, o boxeo de las palmas, que le dan al Tai Chi un punto de vista desde la defensa; permitiéndoles a practicantes más jóvenes desarrollar técnicas para la resolución de conflictos, a través del estudio de las vías de energía y sus interacciones.

En la Escuela de PaKua, en el área del Tai Chi, el alumno estudia el movimiento supremo en función de los ocho estados de cambio, y dentro de cada uno de ellos se estudian sus modificaciones en las tres grandes organizaciones cósmicas: Cielo, Hombre, Tierra; dando origen a 24 posibilidades de estudio. Esto, a su vez, puede ampliarse combinando nuevamente los estados de cambio entre sí mismos y originando 64 posibilidades de estudio, de lo que se desprende que el Tai Chi, en la Escuela de PaKua, es un conocimiento mucho más amplio y vasto al no limitarse al estudio de una forma o estilo, sino desarrollando conceptos que podemos incorporarlos a nuestras formas y quehaceres diarios.

Cabe destacar que, si bien puede ser realizado de una manera terapéutica, trabaja proporcionalmente todos los niveles y puede ser, para quien lo desee, un espléndido arte para la defensa personal; sin necesidad de adoptar todas sus finalidades pues, este amplio conocimiento, se adapta a lo que su practicante desee aprender y desarrollar.

Algunos de los beneficios que se obtiene de la práctica son:

  • · Elasticidad corporal
  • · Longevidad
  • · Refuerza todo el sistema inmunológico
  • · Aumenta la percepción de los sentidos y el dominio de nuestro cuerpo y sus movimientos tanto externos (corporales) como internos (orgánicos)
  • · Aumenta la energía sexual, disminuyendo estados depresivos
  • · Produce la desintoxicación del organismo